La bendicion de cuidar de la dignidad de los huerfanos en la Biblia

  • Responsabilidades morales del pueblo de Israel

Un aspecto principal de la tradición de los israelitas implicaba proteger el derecho legal y económico del huérfano.  Los huérfanos se encontraban dentro de la sociedad calificados como un grupo pobre o débil.[1]  El sostén para los huérfanos era reclamado por Dios a través de un diezmo cada tres años –no era un diezmo adicional- (Dt. 14:28-29; 26:12-13). Además la comunidad judía fue exhortada a amparar al huérfano de una manera práctica. La ayuda consistía en no recoger por completo los campos durante la cosecha, dejando la pepena  para los huérfanos (Dt. 24:19-21).

Aun cuando los huérfanos eran pobres y necesitados, tenían el mismo derecho de protección en la corte de justicia como cualquier otro israelita (Dt. 24:17). La memoria de la opresión que Israel había sufrido en Egipto y el trato bondadoso de Dios, posiblemente era la base  en cada israelita del deseo de respetar la dignidad de las personas necesitadas.[2]

La equidad debía prevalecer en los estrados y en especial cuando un huérfano –indefenso- era juzgado (Sal. 82:3). Se considera como responsabilidad en cualquier sociedad civilizada el establecimiento de la justicia social y defensa de los vulnerables[3] e Israel no era la excepción[4] (Is. 1:17; Jer. 22:3; Zac. 7:10).

La diferencia entre Israel y el resto del mundo antiguo en su sistema de justicia a los más necesitados –en este caso a los huérfanos- es que estas responsabilidades se relacionan con las obligaciones espirituales.[5]Ayudar a los huérfanos es reflejo de un carácter piadoso. En el libro de (Jeremías) el pueblo de Israel basaba su religiosidad en tres aspectos: a) en el templo; b) en ser el pueblo escogido, c) y en los rituales. La verdadera espiritualidad que Dios le demandó a Israel estaba basada en la justicia y cuidado a los grupos indefensos “…se tratan con justicia…si no explotan… a los huérfano” (Jer. 7:5-6 PDT).

De igual forma en Nuevo Testamento “La religión pura y sin contaminación que Dios sí acepta es… ayudar a los huérfanos” (Stg. 1:27). John MacArthur reflexiona en el texto, llegando a la siguiente conclusion:

Katharos (pura) y amiantos (sin mácula) son sinónimos, la primera subraya la limpieza, la segunda denota libertad de la contaminación. Santiago no se está refiriendo a los que pudiera parecer mejor para nosotros, mejor para nuestro mundo, o ni siquiera mejor para los demás creyentes, sino lo que es mejor delante de Dios el Padre. La autenticidad de la religión de alguien no está determinada por sus propias normas, sino por las normas de Dios.[6]

En el siglo XXI existe en la sociedad un buen número de grupos desprotegidos –entre ellos huérfanos- que necesitan de ayuda,  de igual forma era en el pueblo de Israel y la iglesia primitiva. Sin embargo, no tendría que repetirse la historia en la iglesia evangélica de estereotipar la espiritualidad bajo sus parámetros y no con los parámetros  de Dios.[7]

  • Responsabilidad de los familiares

Sería injusto depositar toda la responsabilidad[8] a la iglesia o al estado. El compromiso debe ser adquirido en primer lugar por los familiares más cercanos del huérfano, si no lo hubiera les compete a la iglesia y al estado velar por ellos. Aunque no se encuentre textos explícitos en la Biblia que hable de esta obligación, implícitamente en el relato en (Ester 2:7) se narra como Mardoqueo cuida de su prima porque era huérfana. Mardoqueo no sólo cuidaba de ella sino llego hasta el punto de  adoptarla como su hija -cuando sus padres murieron en Babilonia-.

  • Actitud incorrecta hacia los huérfanos

Normalmente un huérfano proviene de una familia pobre y sin familiares que pudieran defender su causa. Los huérfanos en el peor de los casos sufren robos “Algunos quitan los linderos, roban… se llevan los asnos de los huérfanos…” (Job 24:2-3; Pr. 23:10). En los desastres naturales se abusa de los huérfanos robándolos como un supuesto acto de adopción.[9]  En  (Job 24:9) se presenta el reclamo  del ¿por qué se permite que la injusticia del sufrimiento de los pobres inocentes continúe tanto tiempo? La injusticia consiste en separar del pecho de la madre a los bebés que no tienen padre.

La indiferencia ante los huérfanos es la causa principal de los abusos de parte de gente inescrupulosa que se aprovecha de ellos. La indolencia hace que a muchos no les importe aliviar la condición de los huérfanos y los necesitados. Prefieren satisfacer sus propias necesidades antes de compartir con ellos (Jer. 5:28). También se encuentran aquellos que prefieren recibir soborno e inculpar a un huérfano envés de realizarle justicia porque éste no tiene nada que darle. Los gobernantes de Israel fueron inculpados por el profeta Isaías por esta causa “Tus gobernantes…aman el soborno y van detrás de las prebendas. No abogan por el huérfano…” (Is. 1:23 NVI 1999).

  • Dios es el defensor, juez, y testigo de los huérfanos

Ante la inoperancia[10] del cuidado de Israel hacia los indefensos –huérfanos-. Dios se promulga como su defensor  “Porque el SEÑOR… poderoso y temible… no hace acepción de personas ni acepta soborno. El hace justicia al huérfano…” (Dt. 10:18). Además se exterioriza como el amparo[11] del huérfano ante la injusticia (Sal. 10:14, 18; 82:3; 146:9).

De igual forma les da la seguridad que cuidara sus vidas “Deja a tus huérfanos, yo los conservaré con vida… confíen en mí” (Jer. 49:11). Y  para consuelo de los huérfanos, en los Salmos se presenta a Dios como su padre “En su templo santo, Dios es un padre para los huérfanos…” (Sal. 68:5 PDT).

En los textos anteriores se observa a Dios bajo la figura de un defensor. En los siguientes textos se presenta como el juez que dicta la sentencia y a la vez ejecuta el castigo al que comete injustica en contra del huérfano. El castigo de parte de Dios hace eco a la ley del talión porque el castigo divino caería de la misma manera sobre los culpables; aquellos que afligieran a los débiles dejarían viudas a sus mujeres y huérfanos a sus hijos (Ex. 22:21-24: Dt. 27:19).

La ley se dirigía al pueblo, y la pena aunque era individual en Israel fue colectiva de parte de Dios (Ez. 22:7). Una tercera figura de Dios ante el juicio es ser testigo “y  me acercaré… para el juicio, y seré un testigo… contra… los que oprimen… al huérfano…” (Mal. 3:5).

  • Israel tuvo que experimentar el ser huérfano

La nación de Israel tuvo que experimentar por su desobediencia, nuevamente el desamparo, la injusticia, y el sufrimiento de la pérdida de su heredad.  La nación completa experimentó las condiciones de los huérfanos que tanto había menospreciado y robado “Hemos quedado huérfanos, sin padre, nuestras madres, como viudas” (Lm. 5:3).

Además tuvieron que reconocer que el único que había cuidado de los huérfanos era Dios. Con la conciencia cargada de culpabilidad, los israelitas  abogaron al cuidado de Dios en su condición de huérfanos “Asiria no nos salvará…Y nunca más diremos: ‘Dios nuestro’ A la obra de nuestras manos, Pues en Ti el huérfano halla misericordia.” (Os. 14:3).

LA PREGUNTA QUE ME SURGE ES  K PASARA CON LA IGLESIA EVANGELICA ANTE SU INDIFERENCIA DEL PRIVILEGIO DE CUIDAR LA DIGNIDAD DEL HUERFANO?

 

 

[1] John H. Walton, Victor H. Matthews  y Mark W. Chavalas, Comentario del Contexto Cultural de la Biblia: Antiguo Testamento (2004), 657.

[2] H. Cunliffe Jones, Deuteronomio (Buenos Aires: Editorial la Aurora, 1960), 172.

[3] El grupo estaba conformado por los huérfanos, las viudas, los pobres y los extranjeros.

[4] Walton, Matthews  y Chavalas, Comentario del Contexto Cultural de la Biblia: Antiguo Testamento, 657.

[5] Ibid.

[6] John MacArthur, Santiago (Grand Rapids: Editorial Portavoz, 2004), 99.

[7] Hacer justicia y ayudar al necesitado que en este caso pueden ser los huérfanos.

[8] De proteger y cuidar a los huérfanos.

[9] En una noticia en <http:></http:> declaran que más que la adopción, urge la protección de los menores haitianos. Huérfanos o separados de sus familias por el terremoto, Unicef ha denunciado el robo de niños de hospitales y centros de acogida en Haití.

[10] Producto de la decadencia espiritual de Israel.

[11] Wikipedia define “amparo” como:  una acción o un recurso, dependiendo de la legislación del país de que se trate, que tutela los derechos constitucionales del ciudadano, y del que conoce y falla o bien un tribunal específico como un Tribunal Constitucional, Corte Suprema, o bien un juez tribunal ordinario, según lo dispuesto en la legislación procesal de cada país. El amparo cumple una doble función: de protección al ciudadano en sus garantías fundamentales y a la propia constitución al garantizar la inviolabilidad de sus preceptos ya sea por normas generales contrarias a dichos preceptos o por actos de autoridad que vulneren el contenido o los derechos fundamentales reconocidos en la Constitución.

Publicado el junio 30, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: